financiamiento para comprar propiedades

Alternativas de financiamiento para alcanzar el sueño de la casa propia

A pesar que los precios de las viviendas muestran una importante alza en los últimos años, existen distintas alternativas de financiamiento para poder invertir en una propiedad. A continuación, te contamos qué documentos necesitas y cuáles son las opciones para poder comprar el hogar que estás buscando, sea departamento o casa.

Si tienes en mente comprar una vivienda, además de cotizar distintos proyectos, es importante que en paralelo hagas lo mismo con el financiamiento.

Por lo general, la alternativa más conveniente es adquirir un crédito hipotecario, donde pides a un banco que te preste dinero para la compra, sea una parte o el total de la inversión para luego devolver ese monto mes a mes con intereses.

Antes de tomar el crédito, debes buscar todas las opciones disponibles en el mercado: analizar la tasa de interés que ofrece cada banco y sobre todo, entender cuáles son las condiciones tales como los plazos, que pueden llegar a los 30 años, dependiendo de cada entidad bancaria.

La tasa de interés puede ser fija (es decir, es la misma a lo largo del plazo pactado), variable (cambiará de acuerdo a un índice de referencia como el impuesto por el Banco Central y por ende puede aumentar o disminuir el dividendo, pero no el plazo) o mixta (es una mezcla de las dos anteriores, generalmente los primeros años es fija y luego cambia a variable).

Consideraciones al comprar una vivienda

  • Hay que tomar en cuenta los costos extras en este tipo de trámite, como la tasación del bien raíz, el gasto notarial, la redacción del título si correspondiese y el derecho de inscripción en el Conservador de Bienes Raíces, además de las primas de seguros (desgravamen, incendio y terremoto).
  • Antes de solicitar un crédito hipotecario, hay que estudiar primero la capacidad de pago. ¿Cómo se hace? Primero hay que determinar el ingreso total mensual, restarle los gastos fijos e incluir compras a plazo si corresponde. Te recomiendo que el dividendo no supere el 25 % de tus ingresos totales. De todas maneras, el banco que elijas realizará un estudio preliminar de tus finanzas y ahí calculará cuánto es el máximo que puedes pagar.
  • Existen tres tipos de créditos hipotecarios: Letras de Crédito (instrumento que emite el banco que puedes vender en la Bolsa de Valores y varía según las condiciones del mercado), Mutuo Hipotecario Endosable (está sustentado en una escritura de contrato que vendes mediante un endoso y te permite entregarlo a terceros para su financiamiento, de esta manera, no genera una diferencia como en el caso de las letras) y Mutuo Hipotecario no Endosable (el banco financia el crédito con sus propios recursos y no puede ser transferido).
  • Para pedir un crédito hipotecario, los bancos u otras instituciones que ofrecen esta alternativa te pedirán por lo general las últimas liquidaciones de sueldo en el caso de los trabajadores dependientes, la declaración de renta en el caso de los independientes, copia del contrato de trabajo si hubiere e información de todos los bienes que posee el cliente como vehículos o participación en empresas.

Otras alternativas

Sin embargo, si no cuentas con la liquidez necesaria para adquirir un crédito hipotecario, existen otras alternativas de financiamiento:

Hipoteca: si cuentas con una vivienda y deseas adquirir una segunda, puedes dar esa propiedad como garantía a favor del banco para asegurar el cumplimiento de la deuda. La hipoteca también se puede aplicar en otros bienes como predios, locales comerciales e incluso algunos vehículos.

Leasing habitacional: es un contrato de arrendamiento de tu propiedad por un plazo determinado y una vez que se finaliza el acuerdo, existe la posibilidad de readquirir la vivienda pagando la cuota restante. Es una especie de ahorro programado que te permite reunir el monto para comprar el bien raíz.

Otra opción es postular a un subsidio habitacional, en este caso no debes tener ninguna propiedad a tu nombre ni haber obtenido otro subsidio antes. Si es así, lo primero que tienes que hacer es sacar una libreta de ahorro, inscribirla en el Serviu y comenzar a ahorrar de manera regular para poder postular. Los concursos se realizan en mayo y septiembre cada año.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *